sábado, 16 de julio de 2016

Agua de mayo

Después de decirme a mí misma durante seis eternidades que valgo más de lo que dan por mí, empiezo a creerlo.
Siempre he sido muy bruja y el tiempo ha sentido lo que yo,
hoy llovía.
Entre las torrenciales tormentas de sol que nos ha dejado mayo, hoy contra todo pronóstico el cielo ha gritado,
ya no estabas cerca.
Y por primera vez en mis cortos años, me han pedido romperme de manera amable. En qué condición de reina me creí capaz de iniciar mi monarquía, en qué regla se establecía que tú pudieras hacerlo
Necesito centrarme, ansío curarme.
El tiempo libre me mantiene presa,
me derrota.
No voy a ser capaz.
Aunque piense en las cosas imposibles antes de desayunar.
Ojalá fuera cierto que las heridas sanan.
-Llegar a mirarte sin desgarro-
Siempre he pensado que si escribo los errores, habrá tantos folios que podré pasar de página.
Debo ser,
como antes.
Y llorarte hasta el alma, 
pero sola.