jueves, 25 de febrero de 2016

30 de Enero

Comparto tu espacio tridimensional,
no me voy a disculpar por no venir a buscarte.

Demasiada sal entre las uñas por rascarme las pestañas.

Sobre, bajo, cabe aquí, contigo.

No sé si son los años o la catástrofe,
que me vacía y le prende fuego a mis costillas.

Te mordí el alma y el espejo
que te escupe los prejuicios en la duda.

Si pudiera me arrancaría la lengua pa regalártela
pa que nunca te faltara un "estás guapa".

Pa que nunca te faltara.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Diario de una escalera.

Rezar,
Ar
der
por dentro.

En pesadillas te venero,
en sueños me desespero.
Te duermo de día y te vivo de noche, el insomnio respira tu nombre
y otra vez me gira la cabeza entre sorbos de champán
de aquel brindis que nunca hicimos por mi,
siempre por ti, por nosotros, por todo lo demás.
Y mi sombra se quedó estancada entre el suelo y las raíces, 
desesperada por un rayo de luz que la hiciera desaparecer
o ser, al menos.
Cuanto menos pides menos te delatas,
De latas y materiales reciclados estoy hecha,
no me merece la pena buscar calidad en las heridas.
Qué más da lo que cubra mi cuerpo
si ya no es mío.

Ni tuyo.




miércoles, 17 de febrero de 2016

Tragicomedia con drama.

Se quedó sentada al borde de la cama, se sentía orgullosa de haber demostrado su valía y haberse defendido por primera vez en mucho tiempo,
tragedia importante: no sabía quererse.
Cada vez que el miedo llamaba a su puerta, ella le dejaba asomar la pata por debajo... Y sin soplar siquiera, ya se apoderaba de ella. 
Sin embargo ese día estaba orgullosa, había conseguido plantarse cara a sí misma.
era cómica la manera de vaciarse. La rapidez al pensar que por echar cojones su soledad sería menos estrambótica, que esa tarde había marcado un antes y un después en su vida, que podía luchar, que tenía fuerzas.
Fue un drama despertarse en mitad de la noche porque ya se le había pasado el efecto de la valentía.
Y así cada día, cada noche, cada cuento que nunca se cuenta.
Así se esfumaba su vida.

domingo, 14 de febrero de 2016

Pesa más el coraje

que el silencio cuando huyes.
Provocar huracanes para ocultarte empieza a ser una buena idea, ya apenas te veo. 
Y así, poco a poco me desprendo
de lo que queda
de ti
aquí dentro.
Y vuelvo a sentir ese dolor que sólo sentí una vez en mi vida,
y aunque quiero pensar que todo irá bien, sé que aún no he tocado el suelo del túnel,
que aún no he llegado al fondo
de nada.
Que quedan rocas por golpear mi espalda, que por la noche me taladrarán el esternón sin prisa.
Que me despertaré llorando 
y suplicando
que me maten.
No, no llevan razón cuando dicen que el amor vale la pena. Nada vale esa pena, nada se compara. Nada puede evitarlo, ni esquivarlo, ni calmarlo.
Y así, como cuando saltas al vacío pensando en lo que va a doler la hostia, está mi vida. 
Y yo me aparto de mí misma porque no me gustan las malas juntas,
y así me va. 

Yo, 
conmigo,
contra mí misma.

lunes, 8 de febrero de 2016

A mi misma:

No lo intentes. No confíes. No funciona.
Siempre resguardas tu emoción para entregarla
y lloras si la tiran.
Y si eso te duele, quién es nadie para juzgar tu dolor.
Así que no confíes, querida.
Aunque todo sea bonito,
aunque todo parezca real,
no lo es.
No, 
en absoluto.
Nadie va a estar ahí, no lo fuerces.
Tan sólo
no dejes tu luz en manos de nadie
o la apagarán.
Tú eres tu propia red de seguridad.


Leer todos los días.

La inspiración come rabia.

Estamos demasiado ocupados.
Haciendo, realmente, no sé qué. Criticar, modular. Acaparar
parar
parar
parad.
Estamos demasiado ocupados siendo despreciables.

Despacio me acurruco, no quiero ser de tu tamaño.

Demasiado tiempo gritando en las tabernas, ahora cogemos la calle y... Es vuestra. Nuestra. De todos, de nadie. Cuando se trata de limpiarla no es de nadie. Cuando se trata de echarle huevos venís todos con un vaso en la mano gritando que es Carnaval.
Me dais vergüenza.

Llevaba 4 años pensando que era la única ilusa entre miles de cobardes. Ahora entiendo que soy la única cobarde entre miles de ilusos. Perspectiva equívoca, ahora soy yo la que no quiero vuestra realidad.
Me dais vergüenza.

Un día os importa la vida, al siguiente estáis a favor del aborto, al siguiente muerte a la serpiente. Al siguiente estoy gorda, ellas perfectas. Al siguiente ellas están gordas, son perfectas, yo estoy demasiado escuálida. Soy demasiado guapa, qué falsa. Soy mujer, qué mal. Haz lo que quieras, eres libre. Haz lo que quieras, te vamos a criticar porque lo haces mal.
Boom.
Me dais vergüenza.

Si lo habéis oído han sido mis tripas ahorcándome. Si cojo una cuerda puede que me mordáis porque sea vuestra.

martes, 2 de febrero de 2016

"Ni París es tan bonita, ni Roma está tan rota como te imaginas"

Leyendo tu columna vertebral en braille,
concédeme este baile.
Se me atraganta el odio y el aire, 
soy lo que no quiere nadie.
Voy a intentarlo hasta que reviente,
últimamente nada me parece suficiente.
En sus ojos me veo diferente
- con las maletas hechas, por si vienes -

Haciendo girar el mundo con tus manos
la llamo, no hablo, su voz no ha cambiado.
Mis piernas están temblando, 
entre la niebla soy un lobo aullando.
Ya me sé la caída de memoria,
dime que vas a estar abajo cuando caiga
dime que vas a estar arriba cuando lo consiga
Firmado: tu loco suicida.

Limpiando mis ojos con tus lágrimas,
lo que fácil llega, fácil se va.
Dime, ¿es bueno echar en falta?
Por tus piernas frías en mi cama.
Cuando no me quieras te haré falta,
tirar piedras en su ventana.
Salir de mi rutina, meterme en la suya,
deshacerla, como pentagramas en su espalda.

Rasen - Pentagramas