sábado, 16 de julio de 2016

Agua de mayo

Después de decirme a mí misma durante seis eternidades que valgo más de lo que dan por mí, empiezo a creerlo.
Siempre he sido muy bruja y el tiempo ha sentido lo que yo,
hoy llovía.
Entre las torrenciales tormentas de sol que nos ha dejado mayo, hoy contra todo pronóstico el cielo ha gritado,
ya no estabas cerca.
Y por primera vez en mis cortos años, me han pedido romperme de manera amable. En qué condición de reina me creí capaz de iniciar mi monarquía, en qué regla se establecía que tú pudieras hacerlo
Necesito centrarme, ansío curarme.
El tiempo libre me mantiene presa,
me derrota.
No voy a ser capaz.
Aunque piense en las cosas imposibles antes de desayunar.
Ojalá fuera cierto que las heridas sanan.
-Llegar a mirarte sin desgarro-
Siempre he pensado que si escribo los errores, habrá tantos folios que podré pasar de página.
Debo ser,
como antes.
Y llorarte hasta el alma, 
pero sola.

sábado, 18 de junio de 2016

6/

Ha llegado el momento de atesorar todo aquello que valió la pena y observarlo.
Detalle tras detalle,
revivirlo en la memoria y sentirme afortunada como cuando lo viví.
Tal vez no vienen nuevos instantes porque aún no he masticado los ya vividos.

Será tiempo de cambios, próximamente.
De sentar la cabeza
y levantar los pies,
de escoger cara o cruz un camino
y, pese a todo,
seguirlo.
Pero ahora atesora...

Eres rica en recuerdos, millonaria en sonrisas.

lunes, 30 de mayo de 2016

Inventarios de náuseas.

Me estoy cansando de estar muerta en una esquina de la habitación, rodeada de cuchillos y fotos viejas. Me estoy cansando de tenerme lástima, de volverme loca y romperme las rodillas de caerme. Me estoy cansando, lo juro. Porque hay minutos en el día que el sol entra un poco y veo más allá, pero en seguida la ventana se cierra y se apaga la luz, y vuelvo a estar sola en esta telaraña, muerta de miedo y muriendo de frío. 


Pensaba que no podía caer más bajo.

Si después de cómo duele alguien se atreve a traerme flores, no podré dar a cambio ni una mueca falsa de felicidad. No va a quedar ni una tumba a donde ir a llorar. Porque si morirme de dolor era lo que necesitaba para vaciarme al completo, espero poder reinventarme.

1% COMPLETED.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Sit.

El día 3 me desperté con incredibilidad. Con un miedo clavado en las uñas de los que ni con la mejor lejía se escurre. De ahí al día 10 sólo hubo jaquecas, resacas, migrañas: me ha dolido la cabeza porque no te supiste quedar sólo en el corazón - que el dolor es soportable de tantas veces que lo han apuñalado, ya creo que ni respira. -
El tiempo sigue pasando.
Los días y sus horas, bailarinas alrededor del sol y de la luna. Poético remordimiento antaño.
El tiempo es mi musa ahora, el suceder de las temporadas, el intercambio de las putas en las estaciones y desorientos mentales por la baja laboral del susodicho.

Qué olor a dolor, qué bajas tengo las costillas desde que no estiro el cuello para mirarte a la cara. Ya ni siquiera tomo café, no puedo cantar las canciones que representan este estado lúgubre (y a quién le importaría).

¿Mi consuelo? Que no se puede caer más hondo. Que aunque me lleve más tiempo infernal, recuperaré las fuerzas y empujaré ese suelo. Volveré a subir.

- Sit, Barry, sit.

viernes, 13 de mayo de 2016

Renacuajos en charcos de tiempo.

Conozco todos los movimientos de las agujas del reloj. - Se les llama así porque se te clavan hasta que sangras. -
Conozco cada voltereta, cada historia de cada segundo y minuto. Las farras completas de horas inmersas en cadenas de tic tac. Y sigue girando, y nunca para.
Me limito a respirar, a observar. Conozco cada forma y cada sonido. Cada número.
Tengo más composiciones numéricas en mi cabeza que un libro de matemáticas.
Tengo demasiados recuerdos que asoman cada vez que un segundo parece más largo que el anterior.
Tengo demasiadas cosas que sentir y demasiado ruido en la mente,
mejor sigo al borde de la cama haciendo señales de humo con las pestañas.
He visto quién vive ahí a través del espejo y no me gusta nada, esa persona no sabe quererse ni querer en general. Esa mujer no sabe que lo es, se prohíbe ser feliz y sólo mira un reloj.

Tengo sueño, mucho sueño. Pero no soportaría soñarte. Ni de buenas ni de malas.
De buenas despierto llorando, de malas peor. Ni de coña, tengo que seguir mirándolo.
Y rondas, y vueltas, vueltas, vueltas.

Qué mareo.

Han pasado años desde ayer, por lo menos 30.
Y cada hora que marca ese condenado reloj estoy más cerca del final y más lejos de mí misma.
Y es terrorífico.



"Día 2 sin ti: No salgo de la cama. Aún estás conmigo, aunque sea en mis pesadillas."

jueves, 12 de mayo de 2016

miércoles, 11 de mayo de 2016

La suerte de Marzo

Creo en el karma porque necesito pensar que lo que siembras se termina recogiendo. 

Porque me obligo así a tener una paz interior que apenas llega nunca, pero yo espero con paciencia. Porque me obligo a sonreír y decir "todo está bien" cuando la vida te está tratando como una porquería, y porque de alguna manera pienso que las malas acciones llevadas a cabo con malas energías terminan volviendo a la persona que las crea, castigándose ellas solas.


Creo en el karma porque si no lo hiciera iría con una pistola metiendo balazos.

domingo, 8 de mayo de 2016

De horribles mitos y duras venas.

Me dijeron que fallar era importante.
Que no sabrías de éxitos sin haber llorado en las más hondas penas.
Que era más amargo, más confuso, más dotado al coraje que a la sabiduría...
Pero que no podía existir victoria si no fuera por su peor enemiga la derrota.

Permítete fallar. Es humano, es necesario. Falla. Cágala. Cáete...
Pero pase lo que pase
pase
lo 
que
pase...
Levántate.

viernes, 11 de marzo de 2016

Arte moderno.

Veo colores y figuras en el techo, 
de este salón cuadrado que me cuentas 
que simboliza la sala de espera 
donde conoceremos el futuro
entre el cielo y el infierno
y llevo dos horas contemplando este incendio
que dices que contiene la esfera
un punto rojo en medio de una tela
y noto lentamente como crezco
y pierdo la paciencia
y llega la parte delicada, las animas
trozos de metal dispuestos a lanzar
y ahora se supone que debo dejar
la mente al servicio de tu forma de decirme
que no hay nadie que te entienda
sigo esforzándome por no caer en este ataque de nervios.
Y cuéntame qué significa para ti esta forma
de tirarte por el suelo
de mover los pies
de soportar un espectáculo al revés
de no dejarme nada claro
de perder la cuenta de las veces
que mordí el anzuelo
de pensar que nada iba a ocurrir
que todo acabaría en un final feliz

con flores y palmadas hartos de reír.
Muchas felicidades, gracias por venir
tengo mucho sueño
y veo colores y figuras en el techo...



Izal - Arte Moderno

lunes, 7 de marzo de 2016

jueves, 25 de febrero de 2016

30 de Enero

Comparto tu espacio tridimensional,
no me voy a disculpar por no venir a buscarte.

Demasiada sal entre las uñas por rascarme las pestañas.

Sobre, bajo, cabe aquí, contigo.

No sé si son los años o la catástrofe,
que me vacía y le prende fuego a mis costillas.

Te mordí el alma y el espejo
que te escupe los prejuicios en la duda.

Si pudiera me arrancaría la lengua pa regalártela
pa que nunca te faltara un "estás guapa".

Pa que nunca te faltara.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Diario de una escalera.

Rezar,
Ar
der
por dentro.

En pesadillas te venero,
en sueños me desespero.
Te duermo de día y te vivo de noche, el insomnio respira tu nombre
y otra vez me gira la cabeza entre sorbos de champán
de aquel brindis que nunca hicimos por mi,
siempre por ti, por nosotros, por todo lo demás.
Y mi sombra se quedó estancada entre el suelo y las raíces, 
desesperada por un rayo de luz que la hiciera desaparecer
o ser, al menos.
Cuanto menos pides menos te delatas,
De latas y materiales reciclados estoy hecha,
no me merece la pena buscar calidad en las heridas.
Qué más da lo que cubra mi cuerpo
si ya no es mío.

Ni tuyo.




miércoles, 17 de febrero de 2016

Tragicomedia con drama.

Se quedó sentada al borde de la cama, se sentía orgullosa de haber demostrado su valía y haberse defendido por primera vez en mucho tiempo,
tragedia importante: no sabía quererse.
Cada vez que el miedo llamaba a su puerta, ella le dejaba asomar la pata por debajo... Y sin soplar siquiera, ya se apoderaba de ella. 
Sin embargo ese día estaba orgullosa, había conseguido plantarse cara a sí misma.
era cómica la manera de vaciarse. La rapidez al pensar que por echar cojones su soledad sería menos estrambótica, que esa tarde había marcado un antes y un después en su vida, que podía luchar, que tenía fuerzas.
Fue un drama despertarse en mitad de la noche porque ya se le había pasado el efecto de la valentía.
Y así cada día, cada noche, cada cuento que nunca se cuenta.
Así se esfumaba su vida.

domingo, 14 de febrero de 2016

Pesa más el coraje

que el silencio cuando huyes.
Provocar huracanes para ocultarte empieza a ser una buena idea, ya apenas te veo. 
Y así, poco a poco me desprendo
de lo que queda
de ti
aquí dentro.
Y vuelvo a sentir ese dolor que sólo sentí una vez en mi vida,
y aunque quiero pensar que todo irá bien, sé que aún no he tocado el suelo del túnel,
que aún no he llegado al fondo
de nada.
Que quedan rocas por golpear mi espalda, que por la noche me taladrarán el esternón sin prisa.
Que me despertaré llorando 
y suplicando
que me maten.
No, no llevan razón cuando dicen que el amor vale la pena. Nada vale esa pena, nada se compara. Nada puede evitarlo, ni esquivarlo, ni calmarlo.
Y así, como cuando saltas al vacío pensando en lo que va a doler la hostia, está mi vida. 
Y yo me aparto de mí misma porque no me gustan las malas juntas,
y así me va. 

Yo, 
conmigo,
contra mí misma.

lunes, 8 de febrero de 2016

A mi misma:

No lo intentes. No confíes. No funciona.
Siempre resguardas tu emoción para entregarla
y lloras si la tiran.
Y si eso te duele, quién es nadie para juzgar tu dolor.
Así que no confíes, querida.
Aunque todo sea bonito,
aunque todo parezca real,
no lo es.
No, 
en absoluto.
Nadie va a estar ahí, no lo fuerces.
Tan sólo
no dejes tu luz en manos de nadie
o la apagarán.
Tú eres tu propia red de seguridad.


Leer todos los días.

La inspiración come rabia.

Estamos demasiado ocupados.
Haciendo, realmente, no sé qué. Criticar, modular. Acaparar
parar
parar
parad.
Estamos demasiado ocupados siendo despreciables.

Despacio me acurruco, no quiero ser de tu tamaño.

Demasiado tiempo gritando en las tabernas, ahora cogemos la calle y... Es vuestra. Nuestra. De todos, de nadie. Cuando se trata de limpiarla no es de nadie. Cuando se trata de echarle huevos venís todos con un vaso en la mano gritando que es Carnaval.
Me dais vergüenza.

Llevaba 4 años pensando que era la única ilusa entre miles de cobardes. Ahora entiendo que soy la única cobarde entre miles de ilusos. Perspectiva equívoca, ahora soy yo la que no quiero vuestra realidad.
Me dais vergüenza.

Un día os importa la vida, al siguiente estáis a favor del aborto, al siguiente muerte a la serpiente. Al siguiente estoy gorda, ellas perfectas. Al siguiente ellas están gordas, son perfectas, yo estoy demasiado escuálida. Soy demasiado guapa, qué falsa. Soy mujer, qué mal. Haz lo que quieras, eres libre. Haz lo que quieras, te vamos a criticar porque lo haces mal.
Boom.
Me dais vergüenza.

Si lo habéis oído han sido mis tripas ahorcándome. Si cojo una cuerda puede que me mordáis porque sea vuestra.

martes, 2 de febrero de 2016

"Ni París es tan bonita, ni Roma está tan rota como te imaginas"

Leyendo tu columna vertebral en braille,
concédeme este baile.
Se me atraganta el odio y el aire, 
soy lo que no quiere nadie.
Voy a intentarlo hasta que reviente,
últimamente nada me parece suficiente.
En sus ojos me veo diferente
- con las maletas hechas, por si vienes -

Haciendo girar el mundo con tus manos
la llamo, no hablo, su voz no ha cambiado.
Mis piernas están temblando, 
entre la niebla soy un lobo aullando.
Ya me sé la caída de memoria,
dime que vas a estar abajo cuando caiga
dime que vas a estar arriba cuando lo consiga
Firmado: tu loco suicida.

Limpiando mis ojos con tus lágrimas,
lo que fácil llega, fácil se va.
Dime, ¿es bueno echar en falta?
Por tus piernas frías en mi cama.
Cuando no me quieras te haré falta,
tirar piedras en su ventana.
Salir de mi rutina, meterme en la suya,
deshacerla, como pentagramas en su espalda.

Rasen - Pentagramas

jueves, 28 de enero de 2016

Cardenales en las comisuras.

Los amigos de la infancia son como las pequeñas cicatrices que tenemos en las rodillas. Son caídas que sufrimos mientras jugábamos, son errores que nos parecieron divertidos y decidimos hacer. Son recuerdos con alma, con corazón e inocencia. Flashes de luz con los que sonreímos al recordar cómo pasó la vida. Porque, aunque no sepamos cómo, pasa.
Siempre pasa.

Nadie tiene esa "guía del mejor amigo", y si la tiene, -por favor- que me la preste. Urgentemente necesito una consulta 
como poco
pero al menos a diario. No estarás sola hasta que el reflejo del espejo te abandone. Nunca estarás sola, o es sólo una frase de madre para convencernos de que no debe de afectarnos el matojo de piernas que haya a nuestro alrededor. 
Me considero una chica feliz.
Feliz,
-me cuesta creerlo -. Tuve mis momentos.
Tuve infancia, como todos, mejor o peor que los demás 
pero 
mía,
por ello son mis recuerdos y me duelen a mi.
Nunca te voy a pedir que opines de lo inevitable
qué estúpido pedir el sacramento en la desdicha.
En cualquier caso, siempre me queda una frase en la estantería para memorar: "Aún me acuerdo de cuando..." 
Y en todos esos buenos momentos estoy rodeada de personas.

No me importa si me has jodido o si pretendes hacerlo,
si estás en alguno de aquellos buenos momentos, has merecido la pena.

lunes, 25 de enero de 2016

Huele a muerto,

a cadáver en descomposición en forma de conversaciones sólidas e insólitas.
Huele a perseguir al ratón hasta el queso y acabar dentro de una olla ardiendo, 
a poca compostura y mucho estilo portando gafas de pasta con nariz de pega.
A carnavales, porque se acercan, ¿verdad? Qué tímido consuelo.
Todo era eso,
todo era sexo
éxodo, retales, empuñaduras de hierro y farsantes
jugando a ser inmortales y cubiertos en sus sagas metafóricas de la culpa inmoral.
Cuando juegas al Inspector Gadget todo parece real aunque pueda ser mentira,
y cuando todo es real se queda clavado en el límite del consuelo mordaz pensando que es una máscara.
Y no cuestionas.
¿Sabes lo que me dijeron de no cuestionar? Que una mentira no es eso cuando no cuestionas. 
Porque al no preguntar no te responden y al no hacerlo no debe haber una disculpa
obligatoria 
ni una intencionalidad precaria de un desconsuelo inexacto.
Me duelen los huesos a partir de la garganta
ya ni a gritos sordos me entero de que estoy viva.
Tiene que temblar la tierra para que sienta miedo,
o para que sienta.
algo.
Lo que sea.

Imagínate que nunca me despierto.


A veces me canso de tanta poesía.

sábado, 23 de enero de 2016

Cómo se consigue.

Con la BSO de "Memorias de África" no me queda más remedio que remontarme a las tardes comiendo techo tirada en ese pequeño cuarto donde tenía el radiocaset. Donde podía sobrevivir días y meses con los mismos discos y el mismo póster en la pared que parecía hasta 3D. Eran años que vivía con terror, mi corta vida cambiaba, yo lo sabía, pero estaba tan bien... Tan bien sin hacer nada, tratando de averiguar sobre qué tendría que preocuparme en un futuro, qué sería eso que le quitaba a los adultos el sueño, cómo sería cambiar de vida, qué se sentía al enamorarse.
¿Cuántos años tendría? ¿Siete? ¿Ocho?
Y qué tierna época aquella.

Odiaba, tal y como odio ahora, esas canciones tristes que con un par de acordes distintos se convierten en felices y ya no sabes ni en lo que estabas pensando porque has dejado de sentirte así, triste, como querías, porque por eso mismo estabas escuchando esa canción. Nadie feliz escucha esa canción a propósito. Nadie escucha canciones que no sean desenfrenadas estando a tope de energía.

Quiero volver a casa, aunque sea con cascos viejos que aporten más ruido que melodía. Aunque el autobús sea lento, aunque sea incómodo. Quiero llegar a mi cuarto y meterme debajo de la cama con mi enorme almohada y llorar. Llorar muchísimo. Hasta que mamá me encuentre y se meta allí abajo conmigo, y no deje de abrazarme nunca.

jueves, 21 de enero de 2016

Nadie contra nadie.

Yo no quiero estar con nadie.
Yo no quiero estar con nadie si, sola,
me siento más querida.
Yo no quiero ser hoy primavera 
y mañana, sin avisar,
nieve invernal.
-Al menos avísame y saco el abrigo- .

Yo no quiero ser de nadie, ni que se adueñen de mi mente
como si fuera valiosa,
si el día de después ya no existo más (permíteme idealizar que eso fuera posible).
Si de todas formas no es amor lo que recibo
y tengo más rabia en los poros que besos en las cosquillas
y otra vez
tiemblo.
Ya no quiero ser amiga o amante mortal
si cuando retrocedes a buscarme lo más suave es escuchar cómo atrapas el puñal
y cómo jode la herida.

Yo no quiero estar con nadie,
que me pone triste cuando ya de por sí lo soy.
Porque el amor es alegría (dicen), compartir colores (dicen), quererse más que a ti (creo).

Yo no quiero estar con nadie
y tampoco con nadie que no seas tú. O yo. O ambos.
Pero una persona no cambia
Y si lo hicieras -qué ironía- ya no serías tú.
Y no querría estar con nadie.

sábado, 16 de enero de 2016

Oh dios

Odio el frío;
sólo es una excusa
para llamar a tu abrazo,
odio
llorar
sin poder contártelo
-como quien se masturba
en soledad
y sin fantasmas-,
odio dormir por inercia
y no por agotamiento.

Elvira Sastre (Baluarte)

X

Si se pudiera ver a través del espacio-tiempo, si pudiéramos vivir en Intelestellar tal y como imaginaba Jonathan Nolan junto a su hermano, aparecer detrás de unos libros y ver tu pasado tras ellos, o del revés... Si pudieras leer una lista de sucesos importantes en tu vida, si pudieras saber cuánto tiempo te queda y cuánto a tus sombras acólitas todo sería más sencillo.
Todo adquiriría otro valor, otro color, otra prisa.
Otro sentido al mover la mecedora, otra tonalidad musical a la lírica. Los libros te sabrían a fruta, los calendarios a regalos. Todo sería organizado, todo esperado, ninguna sorpresa malintencionada del destino.

Por otro lado, en el momento de esa lectura multiversal nos moriríamos de miedo.

Es por eso
que el destino
¿nos proteje?

jueves, 7 de enero de 2016

Prohibido pensar.

Las luces apagadas por si me ven desde la calle, sospechan que estoy pensando y entran a mi casa destrozándomelo todo, asegurándome que ellos llevan la razón. 


En el cuello me cuelga una etiqueta con una palabra: NO. 

No creo en su razón y eso les saca de sus casillas y pretenden echarme a patadas de su mansión del mundo platónico perfecto que han idealizado, un mundo en el que todo es malo y bueno, no hay extremos, todo es a la vez.

Yo me refugio porque pocas fuerzas quedan a veces para gritarle al mundo lo gilipollas que se ha vuelto,

ojalá la Navidad os haya bendecido con cordura.



¿O es que tampoco se permiten los deseos?