domingo, 6 de diciembre de 2015

Hay que creer por cojones, porque es Navidad.

Las cosas claras: la importancia sólo queda en orden alterado cuando es toda por igual.
Se intercambia la fluidez dependiendo de la persona, ya sabemos todos que no es necesario llamar 7/30 a una persona para que sepa que le importas.
Cuando esta tangente cruza la siguiente, se complica más: Dale la importancia que ellos te han dado.
Falsa importancia, ¿sabéis lo que es? Se suele llamar conveniencia, provecho, beneficio y otros sinónimos que podemos encontrar en la RAE.
La tercera línea de choque es, tal y como la conocemos, la decepción. La pura y estricta decepción de tener presente el primer eje y la realidad del segundo: Están ahí porque les convienes en algún momento específico.
Claro que es Navidad, son bonitos los reencuentros, los chocolates calientes con historias de por medio, los recuerdos antiguos y fabricar los nuevos con sonrisas y momentos -al menos esto dice el manual de supervivencia inconsciente de nuestra cabeza-.
Tristemente, este año la Navidad va a tener que conformarse con sacar su tierna lengua y frotar por donde pueda importarme, la realidad es certera: quien no ha estado en tu vida cuando más se te ha jodido, no merece estarlo en una época en la que hay que celebrar todo un año, no un momento.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Historias para no dormir.

De la manera en la que un cigarro arde, ardía tu sonrisa.
Rápida. Mordaz.
Yo me colé con los dedos entre tu pelo, tú me susurrabas desdichas y trágicas comedias.
Tiritando.
Vuelta a empezar y recobrabas vida, te sujetaban los invisibles hilos del orgasmo, del querer plasmarlo en muecas. Te dolía hasta la última célula y no volvías en ti hasta recuperarme, tu aliento se convirtió en el camino de vuelta. Girar por el mundo sin rotar sólo se consigue de una sola manera, nosotros estábamos cruzando el Olimpo sin pasar a saludar a Zeus. Una y otra vez éramos capaces de recoger rosas y de clavarnos las espinas a propósito. Doler hasta que amas, amar hasta que duele. Desde que decidiste que mi espalda era el mejor lugar para acampar tu campo de visión, que preferías el silencio, te imaginabas los suburbios de los barrios bajos a escondidas, te imaginabas lo que no se olvida y como rehén mantenías mi boca, dulces las palabras que podría haber dicho. O tal vez no demasiado.
Y lo que viene después es lo mejor, el drama nocturno cuando la noche llora porque no puede clavar sus huellas dactilares en tus suspiros. Eso sí que es gloria.

domingo, 15 de noviembre de 2015

¿Qué viene ahora...?

Cuando a una comunicadora no le salen las palabras, es porque ha sobrepasado sus límites la tragedia.



martes, 29 de septiembre de 2015

Calabazas.

Me han contado las ventanas que ya no tiene gracia mirar a través de su cuerpo para verte, que ya no propones, ni pones, ni dejas medio hecho. Que para hacer se le echan ganas, y tú no le echas ni sal a las comidas que terminas vomitando, como las palabras que te tragas cada vez que no sabes responder.
Y de vez en cuando se te escapa un suspiro sin saber qué o cómo hacer todas las musarañas que te tejen las telas de los rincones de tu cuerpo, que entre tu pecho y la pared el corazón ya late menos.
Son tantas las decepciones que te abrazas al suelo,

que
no
se
mueva.
Que te da vértigo caerte más bajo de lo que ya estás,
no hablemos ya del vértigo de mirar hacia arriba. Al revés.
Te dieron calabazas y las dejaste de decoración de tu casa, como si fuera halloween.
Como si no supieras lo mal que huele cuando se pudren, al igual que tu alma cuando no reordenas tus escalones.

Ya casi hace frío.

lunes, 13 de abril de 2015

Say u love me.

Magia es abrir los ojos. Mirar. Magia es el olor a café por las mañanas y la almohada fresquita por la noche. Magia es salir a la calle con los labios muy pintados y mucha seguridad en ti misma. Magia es un llavero enorme pero que no pese. Magia es el olor de un libro, y las mariposas en el estómago. Magia es llegar a Abril sin lluvias, magia es tu canción favorita sonando cuando todo está en silencio, o a todo volumen. Magia es un volante suave en las curvas, magia son las curvas del espejo que te devuelven la sonrisa. Magia es creer, magia es poder y recordarlo después. Magia es ser, estar y querer cada vez más. Magia es no arrepentirse, magia es caer ya que sólo así podemos levantarnos con fuerza. Magia son las nubes cuando no traen tormenta, magia es la lluvia suavita que te acaricia. Magia es cuando una canción te lo dice todo sin decirte nada.
Magia es que te quedes, y que me digas que...

viernes, 30 de enero de 2015

Not me.



Alguien dijo alguna vez "dales un personaje y crearán una vida". Es curioso. Supongo que es lo que me pasó contigo, y lo que le va a pasar a la humanidad cuando no quiera mostrar más que eso: un personaje. Una máscara cubierta de sonrisas y buena fe. Y hablarán de mi, creerán saber mis historias, mi carácter y mis sentimientos, como hacen aún. 
Yo cree las coordenadas en tu espalda, yo me rehice a base de tu sonrisa, y me curé con tus manos. Yo mantuve el aliento cuando más me apretabas el cuello, yo corrí por los dos cuando te caías de rodillas. Tengo muchas preguntas, pero a diferencia de hace unas semanas, prefiero no responderlas. Si a cada movimiento me desangro un poco más, prefiero parar de moverme y observarlo todo desde aquí. No, no es como en las películas. Nadie me sostiene la mano por las noches, nadie ahorra todas las horas en silencio que paso ni aquellos momentos de mierda que arañan dentro. No es asunto mío todo lo que esté fuera de mi cuarto, nunca lo será... Pero aún así, 
recuerda que ellos no soy yo.

sábado, 10 de enero de 2015

Je suis...

No sé cómo suena un disparo. Pero he oído tres. Dos seguidos y uno algo más tarde. Y he pensado... ¿Aquí también? ¿Tan mal estarán las cosas? ¿Tendremos que acostumbrarnos a los sonidos de la guerra? Quien me oiga se echará las manos a la cabeza. Pero las imágenes están ahí... Los disparos a sangre fría en la cabeza, las imágenes sangrientas y cobardes de quien asume el control por la fuerza. Están en mi terreno, en el terreno informativo y por primera vez en cuanto al oficio se refiere, tengo miedo. Temo verdaderamente que éste sea el futuro. "O piensas como yo, o te pego un tiro en la frente". ¿Y lo peor...? Lo peor es que la gente que hay a mi alrededor piensa barbaridades como "pues que no hubieran opinado así". Qué es la información. Qué está pasando. Por qué han cambiado tanto y tan deprisa, qué haces cuando la gente se alza con la opinión pública del silencio. ¿Van a callarnos? ¿Van a callaros...?

¿Van a callarme?

viernes, 2 de enero de 2015

Primeros vómitos del año.

- Es como potar.
+ Qué asco, tía.
- No, en serio. Tiene sentido, escucha... A nadie le gusta potar.
+ ¡Ni que hables de potas!
- Cuando sabes que vas a vomitar... No quieres que pase. Lo evitas, te pones seria. Intentas controlarte, serenarte, y odias a muerte esa saliva fría que te dice que vas a echar la raba en breves. Y el amor es igual... Cuando ves que se acaba, no quieres que llegue el último momento.
+ ¿El momento de "echar la raba"?
- Exacto. Porque a nadie le gusta vomitar, ¿entiendes? Entonces evitas que pase. Y cuando pasa... Pues te pones fatal, te lloran los ojos y te duele la garganta de la fuerza, como si hubieras gritado durante 3 horas seguidas. Pero cuando pasa... Cuando pasa pasó. Lo pasaste mal, sí, pero te limpias la boca, te lavas la cara, te vas a dormir... Y terminas estando bien.
+ Ya, nadie se muere por vomitar.
- Lo vas pillando.
+ ... Cállate y bébete otro cubata.