martes, 9 de septiembre de 2014

Candado.

Block a tus numerosas redes,
y procurar no caer por error.
Block a pensarte por las mañanas y noches - y el resto de horas también -
Block a intentar llamarte, block a salir y buscarte.
Block a mi misma, como si no existiera
y no saber nada de fuera
ni de ti siquiera.
Block a los recuerdos. Que ardan y se los lleve el mar.
Block en mi corazón, un gran candado indestructible,
que me quiera y me proteja -de mi misma-
como nadie hizo jamás.


Lo peor de las realidades es cuando te dicen que viviste una mentira.