viernes, 21 de marzo de 2014

Te vas a ir.

Me he prometido no llorar al escribir de ti.
Me he prometido aguardar la espera con serenidad, como me enseñaste. Siempre firme. Siempre alerta.
Me he prometido disfrutar, disfrutarte. Tatuarte en mi memoria, te prometo a ti no olvidarte.
Conviérteme en tinta, dime que estás orgullosa.
Te vas a ir, y me he prometido no llorar hasta entonces. Levantar la cabeza, sonreírte las veces que te vea.
Acompañarte, hablarte, abrazarte. Siempre abrazarte.
Te vas a ir, pero sé que puedes acordarte. Sé que sabrás quién soy en todo momento, porque soy un calco tuyo, a imagen y semejanza. Sé que te acuerdas de mi, mírame, dime quién eres.
Me he prometido esperarte. Promete que me esperarás.
Y sino, vuelve...