lunes, 23 de diciembre de 2013

Voy a tener que aprender a gravitar.

Porque eres un planeta, y estar a tu alrededor -con mirarte me basta- ya es algo fabuloso. Adorarte con admiración y cada día descubrirte un poco más. Ni siquiera podría describirte con cualidades ya conocidas, para ti me invento un diccionario y ya hablaremos de la metodología. En tu órbita, girando, girando y abrazándote entero, para intentar protegerte y alumbrarte si el sol se va. Déjame ser tu luna, déjame mimarte y explorarte. Salgamos de este sistema y corramos a deleitarnos con suspiros.


"¿Sabes? Me he dado cuenta de que me encanta que vengas con esa sonrisa, como si todo fuera posible. Me he dado cuenta de que es eso lo que quiero para toda mi vida: que todo sea posible todos los días de mi vida, pero junto a ti."

viernes, 13 de diciembre de 2013

Dedicatorias con fuentes personales.

A ti, que lloras cuando yo no río.
A ti que nunca me abandonas.
A tus abrazos, a tu sonrisa y a tus manos.
A cada rincón de tu cuerpo.
A tus noches -perdón- nuestras noches contando historias, aprendiéndome el techo de tu cuarto.
A las manías, a las cenas y a algunos reproches.
A los tochos que me haces leer entre líneas. -Y cómo me encanta leer desde entonces...-
A los altibajos que acaban en bajocero y luego vuelven a subir.
A las tormentas ante las cuales nos arriesgamos a refugiarnos bajo árboles y los podemos salvar.
A cuando sólo quiero llorar y tu me fundes contigo, para que duela menos el daño.
A las cervezas de las noches en las que sólo somos amigos -hasta que llega el momento de irnos y me besas como si mañana no amaneciera-.
A las promesas, en las que creo a ciegas.
A tu mirada.
A ti. Hoy es por ti, mañana y siempre.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Sh.

Cuántas palabras salen a veces de nosotros, sin ni siquiera contarlas o rendirle cuentas. 
Y luego, cuando debes elegir unas pocas, el grito se hace mudo.